Principios

La mediación es un proceso más flexible que el litigio o el arbitraje. Se basa en los siguientes principios:

  • Autonomía

    Las partes definen los temas que quieren tratar. En todo momento, podrán añadir temas o eliminar temas. Sólo ellos deciden cómo se resolverá su conflicto.

  • Voluntariedad

    No se le puede obligar a ninguna parte a participar en la mediación. Cualquiera de las partes podrá solicitar abandonar la mediación en cualquier momento del proceso.

  • Confidencialidad

    Ni el mediador ni las partes en conflicto podrán desvelar o utilizar ningún dato, documento o conocimiento obtenido en el proceso mediador. Eso se aplica también en el caso de que falle la mediación.

  • Neutralidad

    El mediador no es parcial sino neutral. Ambas partes recibirán el mismo tratamiento.

  • Información

    El conflicto se resolverá sólo si se conocen, reconocen y tratan todos los hechos relevantes.